Anticípate al día de la madre y recibe un regalo por tus compras, quedan
D
H
M
S
Inspírate
AQUÍ>>
El registro a la newsletter se ha completado satisfactoriamente

El cuello es una parte muy importante del cuerpo, que a menudo se olvida en el momento de realizar los cuidados diarios de la piel para protegerla y mejorar su aspecto, ya que envejece rápidamente.

Rejuvenecer el cuello y lograr una apariencia más joven no requiere necesariamente recurrir a tratamientos invasivos, como puede ser por ejemplo la cirugía plástica. Tan sólo tienes que tener en cuenta determinados aspectos clave en tus rutinas de belleza del día a día.

A continuación te ofrecemos los principales consejos para mejorar la textura y apariencia de la piel de tu cuello:

  1. Hidratación de la cara:

    Ésta es una medida simple pero esencial para prevenir la formación de arrugas en esta zona. La hidratación diaria ayuda a mantener la elasticidad de la piel y evitar la aparición de líneas finas.
    Utilice una crema hidratante ligera para utilizar 2 veces al día.
  2. Higiene facial:

    Es muy importante que tengas una buena higiene facial para evitar arrugas prematuras. Esto implica usar productos específicos para el cuidado del cuello y escote como son por ejemplo: cremas hidratantes, contorno de ojos y antiarrugas, para ayudar a mantener la elasticidad de la piel.
    Además, recuerda siempre realizar una limpieza profunda del cutis para eliminar impurezas y mantenerla saludable.
  3. Protección solar:

    El sol es uno de los principales culpables de la pérdida de elasticidad en la zona del cuello y escote. Por lo tanto, utilizar protectores solares con alto SPF recomendados diariamente para bloquear los rayos nocivos, son una excelente manera de prevenir el daño provocado en nuestra piel por los rayos solares. Esto impedirá que tu piel se vea envejecida y seca debido a la radiación. Lo mismo ocurre si usas otras luces artificiales, por lo que debes minimizar la exposición a la luz directa.
    Utiliza una crema solar con un factor de protección de al menos 30, que te permitirá proporcionar la máxima protección a este área sensible de tu cuerpo.
  4. Exfoliación suave:

    Exfoliar diariamente el cuello y el escote con un exfoliante suave, es otra forma eficaz de mantener la piel sana, bien protegida y muy joven.
    Esto además ayuda a eliminar las células muertas de la piel y ayuda a que ésta sea aún más lisa.
    Te recomendamos utilizar exfoliantes suaves con aceites naturales, con una frecuencia de 2 veces a la semana, lo que te facilitará obtener grandes avances y resultados.
  5. Tratamientos:

    Hay varios tratamientos para rejuvenecer el cuello sin necesidad de pasar por cirugía como el láser o la luz pulsada, como son los productos de cosmética específicos para esta zona tan delicada.
    Estos tratamientos nos van a ayudar poco a poco a reducir los signos del envejecimiento, y además a mejorar el tono y la firmeza de la piel.
  6. Limitación de los factores externos de riesgo:

    Los factores de riesgo externo que afectan de forma directa en el envejecimiento prematuro de las diferentes capas de tu piel, también pueden contribuir a la aparición de arrugas en el cuello.
    Estos factores incluyen entre otras cosas: fumar, beber alcohol y exposición prolongada al sol. Estos agentes nocivos, además de provocar enfermedades graves, también son perjudiciales para la piel y promueven la aparición de arrugas y manchas.
    Por lo tanto, es importante limitar este tipo de comportamientos y actividades para evitar así el daño de la piel causado por ellos.

Otra alternativa interesante son los masajes faciales. Estos masajes no sólo ayudan a relajar los músculos de la cara, sino que también estimulan la circulación sanguínea, lo que contribuye a una mejor oxigenación de la piel.

Como remate final y muy importante también, es fundamental mantener una dieta equilibrada. La alimentación debe estar enriquecida con frutas, verduras, proteínas y aceites saludables, como el aguacate o el aceite de coco.
Estos alimentos contienen antioxidantes que ayudan a combatir los efectos del envejecimiento, mejorando la firmeza y elasticidad de tu piel.