El protector solar es tu principal aliado para disfrutar del verano sin jugarte la piel. Porque, ¿a quién no le gusta disfrutar de un día soleado? Para tomar unas tapas en una terraza, para practicar deporte al aire libre o, cómo no, para tumbarte en la playa o la piscina bajo los rayos del sol. ¿Sabías que la luz del sol aumenta el buen humor, reduce la incidencia de la depresión y mejora nuestros huesos regalándonos grandes cantidades de vitamina D?

Sin embargo, no todo son beneficios. Los rayos ultravioleta son responsables del 80% del envejecimiento prematuro de la piel, elevan el riesgo de brotes de acné en otoño y deshidratan la piel. Además, si no nos protegemos debidamente, pueden ocasionar melanoma, un peligroso tipo de cáncer de piel.

El secreto para disfrutar del sol sin lamentarlo es invertir en salud con un buen protector solar. Y no olvidar reaplicarlo cada dos horas. No es una manía de los dermatólogos ni una excusa de los comerciantes para vender más. Con el paso de los minutos, el protector solar va desapareciendo, bien porque nos frotamos con la toalla, por el sudor o porque se degrada a medida que cumple su función. Esta es la razón por la que, por bueno que sea, hay que volver a extender el protector solar cada dos horas.


Según el tipo de filtro solar, el protector solar puede ser:

- de filtro físico. Funcionan como diminutos espejos que reflejan los rayos ultravioleta. Si tienes problemas de alergias o sensibilidad cutánea, suele ser la opción más cauta. También se recomiendan para los bebés. Los ingredientes habituales son óxido de zinc y dióxido de titanio.

- de filtro químico. Neutralizan los rayos ultravioleta mediante una reacción química. Son sustancias de laboratorio, inocuas para la mayoría y aprobadas por las autoridades sanitarias. Se extienden más fácilmente que los químicos, pero al ser absorbidos por la piel, pueden provocar alguna alergia en pieles sensibles. Los más frecuentes son los salicilatos, octocrileno, Tinosorb y Meroxyl.

- de filtro biológico. No es un tipo de filtro propiamente dicho, aunque algunos fabricantes se refieren así a los antioxidantes, como la vitamina E. Su función es la de reforzar las defensas innatas de la piel contra el daño solar.

Y el filtro solar, ¿qué es?

Lo importante en un protector solar es el factor de protección solar (por sus siglas, FPS o en inglés SPF). El factor de protección solar (FPS) indica cuánto se multiplica nuestra capacidad de aguantar bajo el sol sin enrojecer.

Desde la Campaña Euromelanoma, los dermatólogos recomiendan utilizar un FPS 30 ó FPS 50. Ambos filtros protegen en más de un 90%, pero es imposible garantizar una protección absoluta. Por eso insisten:

- en contra de lo que se cree, la pantalla total no existe (salvo ponerse al otro lado de una pared)
- no conviene tomar el sol entre las 12 y las 16 horas. La radiación ultravioleta es muy intensa a esas horas y puede causar daño incluso con crema solar.
- los sombreros, la ropa y hasta sentarse a la sombra también nos ayudan a proteger la piel.

¿Qué diferencia hay entras las distintas texturas de protector solar?

Una vez queda claro lo del filtro solar, la elección de la textura es muy personal.

- crema solar. El formato clásico. Cada vez son más fáciles de extender. Suelen ser más untuosas, aunque ya las hay ‘dry touch’ (toque seco). No dejan sensación pegajosa y evitan que acabemos como una croqueta porque se nos ha pegado la arena. 

- gel solar. Fácil de extender y con sensación refrescante. Es la favorita de los hombres, que huyen de las texturas más grasientas.

- spray solar. Fácil de aplicar. Algunos incluyen tecnología ‘wet skin’ que permite aplicarlos sobre la piel mojada sin que queden churretones blancos.

- aceite solar. El favorito para quienes disfrutan de la sensación de tener la piel jugosa bajo el sol. Hace efecto Photoshop. Es perfecto si buscas camuflar imperfecciones, como la celulitis o las estrías.

- solar en stick. Muy densa. Perfecto para aplicaciones localizadas sobre cicatrices o tatuajes pequeños. También para el contorno de ojos.

¿Qué es lo último en protectores solares?

Este 2019 no puedes dejar de probar algunas de las novedades en protectores solares con la tecnología cosmética más avanzada: las solares biodegradables que no amenazan al coral y la vida marina, y las solares faciales antiedad. Vayamos poco a poco:


    - Solares biodegradables respetuosos con la vida marina.

Recientemente se descubrió que algunos ingredientes, como el octinoxato o la oxibenzona, causaban graves daños en los arrecifes de coral. Las fórmulas con siliconas y otros ingredientes no biodegradables provocan daños hormonales o digestivos en los animales marinos y contaminan las aguas. Los nuevos protectores solares de Clarins  no solo respetan los ecosistemas marinos. También se presentan en envases de plástico reciclado. Fiel a su filosofía de respetar el medio marino, Waterlov Sunmilk SPF 50, de Biotherm tiene una fórmula biodegradable en un 58% para disminuir el impacto en el entorno acuático.

    - Protector solar antiedad.
 
Ya hemos comentado que sol causa el 80% del envejecimiento prematuro de la piel. Deshidrata, provoca manchas, arrugas y altera el ADN cutáneo. Abusar del sol de joven sin la debida protección es comprar boletos para llegar a mayor con arrugas, manchas y flacidez cutánea. Para evitarlo, nuestras cremas solares faciales antiarrugas, con SPF 30 y 50, incluyen aceites contra el envejecimiento. También contienen un acelerador del bronceado que activa nuestros fotoprotector natural, la melanina (Tyrosilane), y una avanzada mezcla de filtros solares físicos (escalol, formulado con dióxido de titanio micronizado) y químicos (eusolex). Además, puedes bañarte sin temor a quemarte, porque son waterproof.


Otras marcas también apuestan por las faciales con protector solar antiarrugas. Sun Perfect Infinitive Glow, de Lancaster, protege de las manchas y las arrugas. Por último, ADN Sun Resist Créme SPF30  , de Anne Möller, actúa sobre los mecanismos de alteración del ADN celular e impide la formación de manchas solares. 

- Protectores solares antiedad con color

No son una novedad, pero cada vez son más las marcas que los incluyen en su catálogo. Ofrecen la ventaja de no verte pálida el primer día de playa. Además, tienen efecto maquillaje, disimulan pequeñas imperfecciones y nos dan un aspecto radiante. Super Soin Solaire Teinté SPF 30, de Sisley incluye además extracto de Edelweiss, un potente protector del ADN celular que actúa como agente contra el fotoenvejecimiento.

ESTUDIO DERMATOLÓGICO MALANOMA: https://www.euromelanoma.org/spain/el-pasado-cuenta-en-tu-piel-prot%C3%A9gela-y-vig%C3%ADlala