El registro a la newsletter se ha completado satisfactoriamente

Una de las cosas positivas del teletrabajo es que no tienes a nadie escudriñando cada gesto. Y eso nos da libertad para usar cosas que no utilizábamos en la oficina. Las brumas fijadoras de maquillaje han experimentado un boom en los últimos meses y son ya uno de los grandes descubrimientos de este 2020 donde hemos cambiado las reuniones de trabajo o el vermouth con amigas por videoconferencias. Pero no son la única forma de hacer que tu maquillaje dure más. 

Aprovecha tus compras navideñas para hacerte con alguno de estos productos, antes eran complementos y ahora se han convertido en imprescindibles.

1. Las brumas fijadoras: en cualquier momento

¿Sabías que con esto del teletrabajo y las videoconferencias con los amigos o familia han aumentado las ventas de brumas fijadoras del maquillaje?

Es ese pulverizador de agua transparente que muchas de tus amigas tienen junto al ordenador. Crea un velo muy suave sobre el rostro que impide que se evapore el agua y la mantiene tan jugosa como cuando te aplicas la crema a primera hora de la mañana. De esta forma, el maquillaje dura más y no se cuartea. 

También sirve para refrescarlo en cualquier momento del día en que notes la piel un poco tirante o seca. Así actúa Top Secrets Make Up Setting Spray de YSL. 

Parure Gold Brume de Guerlain va más allá e incluye extracto de equinácea, una planta con acción antioxidante. 

Importante: pulveriza a unos 20 centímetros del rostro desplazándote por todo el rostro. Si lo acercas más, te mojarás demasiado y adiós al maquillaje. 

2. Polvos sueltos: el secreto de las alfombras rojas

Es el as que todo buen maquillador guarda en la manga para lograr que un maquillaje aguante, por ejemplo, la larguísima gala de los Oscars.

Los polvos sueltos o polvos translúcidos no aportan color. Su modo de actuar se basa en un simple proceso físico: al ser en polvo y depositarse sobre la base de maquillaje, que es más o menos grasa, la matizan e impiden que se desplace. Por eso también entran en el grupo de los fijadores del maquillaje. De paso, evitan los brillos y difuminan el aspecto óptico de los poros.

Así actúan Invisible Silk Loose Powder de Shiseido  o Long Time No Shine de Lancome.

Así se usa: puedes aplicarlo con brocha o con una esponja de maquillar. Sea cual sea tu elección, sacúdelos antes de posarlos sobre la piel para que dejen una capa muy sutil. Un último truco: aplícalos también sobre los labios maquillados para que el color aguante más. 

3. Primers

Aunque la función del primer o prebase es la de camuflar imperfecciones (el famoso "efecto Photoshop"), crean un lienzo sobre el que el maquillaje se adhiere mejor y con un acabado más regular y duradero.

Es el pasaporte para incluirlos como fijadores de maquillaje. Lucency Mattifying Primer de Júlia Bonet  aporta además antioxidantes frente al daño por la luz azul del ordenador.

La línea SOS Prebase de Clarins , en diferentes tonos (verde para rojeces, coral para las manchas oscuras…), afina el disparo y ataja problemas específicos. 

Como aplicarlos:  solo donde sea necesario con ligeros toques. Puedes combinar varias prebases según la necesidad de cada zona. En cuanto a la cantidad, mejor ir poco a poco que encontrarte con una capa gruesa que deje efecto máscara. Ante todo, los fijadores deben permitir que nuestro rostro se vea con naturalidad.