¿Piensas que un aceite de belleza no es para tu tipo de piel? ¿Has utilizado alguna vez un aceite de belleza? Te descubrimos todos sus secretos y te presentamos una guia útil de uso.

Aceites…este es vuestro momento. Porque a pesar de ser utilizados desde hace muchísimos años, es en estos instantes en el que se ha convertido en un autéctico beaty must have.


Los aceites esenciales  se utilizan desde hace ya miles de años. En aromaterapia son  indispensables por sus beneficios a todos los niveles y ahora la cosmética los ha convertido en súper aliados de nuestra piel.


Todas las marcas de cuidado facial y corporal incorporan hoy su versión en aceite y el problema surge en el momento de su elección pues cada uno tiene una función y acertar con el más adecuado marca sin duda la gran diferencia.



1.    Su textura ligera les permite migrar hasta las capas más profundas de la piel aportando allí  todos sus beneficios
2.    Humectan  la piel impidiendo su deshidratación. El aceite actúa a modo barrera convirtiéndose así en el mayor anti deshidratante que existe, mucho más eficaz que cualquier serum o crema.
3.    Preservan la elasticidad de la piel y la tonifican
4.    Respetan el PH de la piel, incluso la calman y desinflaman
5.    Combaten los signos de la edad, regeneran y cicatrizan
6.    Mejoran la textura de la piel gracias a la asimilación rápida de nutrientes
7.    Aportan un plus de nutrientes a las capas inferiores de la piel
8.    Iluminan la piel
9.    Son booster o lo que es lo mismo, potenciadores de las propiedades de otros cosméticos
10.    Son un potente protector frente a agentes externos

Además de la gran cantidad de beneficios que aportan los aceites a tu piel es importante conocer cómo utilizarlos para extraer de ellos el mejor rendimiento.

•    COMO DESMAQUILLANTE

El uso de aceite para limpiar la piel es ya de sobra conocido por las coreanas, abanderadas de la eficacia de la doble limpieza.
Utiliza un aceite para eliminar los restos de tu maquillaje realizando un suave masaje insistiendo en las zonas donde se acumule mayor suciedad. Emulsiona ahora con agua tibia y retíralo mediante la ayuda de una toalla húmeda en agua templada. ¡Si lo pruebas, no te desmaquillarás con nada más!

Ritual Cleansing Balm, de Júlia. Un balsamo desmaquillante y limpiador formulado con Aceite esencial de mandarina, detox y calmante.

•    COMO SUSTITUTO DEL SÉRUM

Si estás utilizando un serum y deseas incorporar un aceite a tu rutina la recomendación es el uso de uno u otro para no sobrecargar la piel con producto o bien utilizar el serum durante tu rutina de día y el aceite para la noche.

Acompaña este aceite siempre de una crema hidratante.

Pur Luxe Oleo Serum Precieux de Stendhal. Mitad suero, mitad aceite.


•    COMO HIDRATACIÓN EXTRA

Aplicarlo después del tónico con la piel todavía húmeda favoreciendo así la retención de agua en las capas inferiores.

Nourylys huile visage, de Jeanne Piaubert. Nutritivo y reparador para pieles muy secas.


•    COMO PRIMER

Antes del maquillaje puedes utilizar unas gotas de aceite aportando así una nutrición en profundidad y consiguiendo una fijación perfecta del maquillaje a tu piel.

Dos o tres gotas son suficientes. Dosifica el aceite en la palma de tu mano, junta tus manos y sin calentar el producto lleva tus palmas al rostro presionándolas suavemente para transferir el producto a tu piel. Evita frotar ni masajear.

Illumino Face Oil, de Colbert. El aceite de las estrellas de Hollywood.


•    COMO BOOSTER DE CONFORT, MEZCLADO CON TU CREMA.

Añade dos o tres gotas a tu crema diaria aportando así una dosis extra de nutrientes a tu piel.

Huile Precieuse a la Rose Noire de Sisley. Aceite seco anti edad.


•    COMO PRIMER PARA LOS LABIOS

Sobre todo en el uso de labiales permanentes o mates que aumentan la sequedad de la mucosa y favorecen la aparición de molestas grietas que deslucen el efecto del labial.

Éclat minute Huile lèvres, de  Clarins.

Las pieles más grasas encuentran en los aceites un perfecto aliado aunque de entrada exista un miedo atroz a su uso por el pensamiento erróneo que nos va a engrasar aún más nuestra piel y va a ser imposible deshacernos de los temibles brillos.
Las pieles grasas no se libran de la deshidratación precursora en muchas ocasiones de la aparición de sebo en la superficie de la piel y es en los aceites donde podemos encontrar ingredientes que mejoren este desequilibrio y lo regulen.

Es fundamental utilizar aquellos aceites de procedencia vegetal y no mineral. Los aceites minerales potenciarían la obstrucción de los poros y por tanto aumentarían los problemas.

Los aceite vegetales en cambio no son comedogénicos y contienen muchos de ellos propiedades:
•    Antibacterianas . Ideal el aceite de Arbol de té. Tea Tree Green oil, de Aromatica. Regula el exceso de sebo. Utilízalo como serum o mezcla unas gotas con tu hidratante.
•    Astringentes
•    Sebo reguladoras

Lo más importante en todos los casos es que son productos muy concentrados y por tanto dos o tres gotas son suficientes para el aprovechamiento de sus propiedades.


Incorporemos todos los beneficios de estos productos ya utilizados en la antigüedad y que ahora han llegado a nuestra rutina para quedarse y mejorar nuestra belleza de un modo delicado, sutil pero ante todo …muy eficaz.