Descubre todo lo que podemos hacer por tu piel, ahorra hasta 39€ en tu rutina facial con JÚLIA BONET VER PROMOCIÓN >>

10 FALSOS MITOS DE LA COSMÉTICA O CREENCIAS ERRÓNEAS EN NUESTRA RUTINA DE BELLEZA.


1. COMO UN SÉRUM ES MÁS CONCENTRADO QUE UNA CREMA, ESCOJO UTILIZAR SÉRUM Y NO ME APLICO CREMA.

Este es un gran dilema al que os enfrentáis cuando buscáis un tratamiento eficaz, ¿es mejor un sérum que una crema?. Veamos las diferencias entre un sérum y una crema:

  • Sérum: Más ligero, está formulado para penetrar en capas más profundas de la piel que la crema, más concentración de principios activos, es ideal para complementar tu tratamiento y tratar aquellas necesidades específicas (los hay hidratantes anti arrugas, iluminadores, matificantes, etc), pero su función no es la de proteger ni nutrir las capas más superficiales de nuestra piel, por lo que su uso en solitario casi nunca es recomendable.
  • Crema: La crema, está pensada para hidratar, proteger, acondicionar, aportar luminosidad y tratar las capas más superficiales de la piel.

Es decir, un sérum no puede ir sólo, porque nuestro ritual estaría incompleto al quedar sin tratamiento en superficie, pero si a la inversa.  Es por eso que las cremas pueden contener factor solar y los sérums no. ¿Lo ideal? Primero sérum para tratar nuestra necesidad principal y luego la crema para proteger y acondicionar la piel.

¿Cónoces la línea de tratamiento MOSS, de Júlia Bonet? Un tratamiento anti edad con todo el poder del musgo y plantes del bosque, ideal para pieles fatigadas y con líneas de expresión.

Aplica día y noche sobre la piel limpia el sérum MOSS, con ácido hialurónico, súper hidratante y efecto lifting y continua con la crema resiliente MOSS, en dos texturas higt-tech para una protección total.

2. A MI NO ME QUEDAN BIEN LOS LABIOS ROJOS

Un labio rojo le queda bien a todo el mundo, sólo hay que encontrar tu tono de rojo y aprender a maquillarlo para que quede perfecto. Aplicar una base de labios, un perfilador y encontrar tu tono de rojo ideal. Te damos las claves para que encuentres el tono perfecto:

  • Rubia, ojos y piel clara: Rojo vibrante, frambuesa o azulado.
  • Morena y tez clara: el rojo clásico os quedará genial, muy "femme fatale" o los tonos rojo cereza.
  • Cabello castaño: El tuyo es el rojo rubí o rojo pasión.
  • ¿Eres pelirroja? Escoge un rojo anaranjado.
  • Si eres de piel morena, el rojo arándano en tu mejor opción.

Labiales rojos para impactar...

3. COMO NO ME MAQUILLO, NO NECESITO DESMAQUILLARME

Solo con salir a la calle, nuestra piel se ensucia muchísimo. La contaminación y las toxinas generadas por el estrés o el sudor y la grasa se acumulan en nuestra piel. La doble LIMPIEZA es importantísima siempre, no te la saltes.

  • Primer paso ritual de limpieza: productos DESMAQUILLANTES de base oleosa que no sólo retira el maquillaje, además también retira restos de protector solar, sudor, todo aquello que sea graso.
  • Segundo paso ritual de limpieza: productos LIMPIADORES de base acuosa, limpia la piel después de haber retirado la primera capa.


Si obviamos estos pasos, la piel no realizará correctamente la renovación celular, no se oxigenará correctamente y por tanto se volverá más opaca, tu tratamiento no funcionará como se merece y el proceso de envejecimiento se acelerará.



4. TENGO LA PIEL SENSIBLE Y POR ELLO NO UTILIZO EXFOLIANTES

Tras el uso de un EXFOLIANTE, la piel está más limpia y lisa, la renovación celular se ha activado y  se traduce en un aumento de la luminosidad y en un mejor aprovechamiento del tratamiento que apliquemos después. 

La frecuencia vendrá marcada por tu tipo de piel. Tan malo es no exfoliar como hacerlo en exceso. En el caso de las pieles sensibles debe realizarse con cuidado y con un exfoliante adecuado, una vez a la semana como máximo, o incluso cada 15 días.

Existen dos tipos de exfoliantes:

  • Mecánicos: tienen partículas granuladas que arrastran las células muertas con la ayuda de un masaje circular.
  • Químicos/ enzimáticos: formulados con ingredientes efecto peeling, como los ácidos. Las células muertas no se separan por fricción, sino por la acción de la fórmula. 

Las pieles sensibles, que se enrojecen e irritan con facilidad no deben obviar este paso tan importante en nuestra rutina de belleza, sino adaptar el exfoliante a sus necesidades. Los exfoliantes enzimáticos serán los idóneos.

Prueba la fórmula extra suave en polvo de Silky Purifying Peeling Powder, de Sensai. Mezcla un poco con unas gotas de agua y masajea el rostro con la delicada espuma que se genera.


Si obviamos este paso, la piel no realizará correctamente la renovación celular, no se oxigenará correctamente y por tanto se volverá más opaca, tu tratamiento no funcionará como se merece e incluso pueden aparecer manchas más fácilmente.

5. SÓLO QUIERO PRODUCTOS ANTIALÉRGICOS

En principio no existe ningún producto cosmético o de maquillaje que podamos asegurar al 100% que no va a provocar una alergia. Esto es fácil de comprender si nos damos cuenta de que incluso el producto más natural, una planta, fruta...no está exenta de poder provocar una reacción.

En los cosméticos, nos indican que los productos son hipoalergénicos. Esto significa que está testado exhaustivamente y que su formulación incluye ingredientes que no suelen producir reacción alérgica. Aún no existiendo el riesgo “0”, sería más improbable. Recordemos también que la legislación obliga a incluir en los envases la composición de los productos, y que por tanto, podremos consultar si éste contiene algún ingrediente al que sabemos que somos sensibles.

6. NO ME HIDRATO LA PIEL PORQUE LA TENGO GRASA

La piel grasa es propensa a tener el poro dilatado, puntos negros, brillos, granitos. El error más frecuente es pensar que no necesita hidratación. ¡No necesita grasa, pero si agua!.

Su aspecto brillante hace pensar que no la necesita, pero sí, puesto que si no se hidrata adecuadamente la piel grasa interpreta que está seca y pone a trabajar las glándulas sebáceas, produciendo así más grasa.

Para este tipo de piel escoge cremas con texturas fluidas oil free. Además debes cuidar que el maquillaje y el protector solar también lo sean y así minimizar la producción de sebo. En resumen, para una piel grasa, doble limpieza mañana y noche, exfoliante semanal y productos oil free.


7. EN INVIERNO NO UTILIZO PROTECTOR SOLAR PORQUE NO TOMO EL SOL

Voy a intentar explicarlo de forma muy sencilla, para que seamos conscientes de la importancia de utilizar protector solar, todo el año.

Para empezar, el 80% del envejecimiento de la piel está causado por la radiación solar. Rayos UVB, son los que provocan eritema y cáncer de piel, Rayos UVA, provocan el envejecimiento prematuro (cuando vamos por la calle en cualquier época del año, nos afecta) y Luz azul, provoca aumento de la pigmentación y es la que emiten las pantallas de los ordenadores, móviles, etc. Por tanto, el protector solar convencional para ir a la playa o a esquiar es fundamental, pero es que el protector urbano, es un básico que deberíamos incluir en nuestro ritual de belleza diario, como último paso de nuestro tratamiento de día.

Sun Defence crema facial, con SPF 30 o 50+. de Júlia Bonet, es mi elección. Me gusta porque además aporta ingredientes anti edad, la textura es fantástica y permite que me maquille sobre ella.



8. PORQUE NO UTILIZAR MI CREMA CON SPF POR LA NOCHE

Una crema de día que contiene SFP (factor de protección solar), contiene filtros químicos que se quedan en la superficie de la piel y estos pueden taponar los poros. También pueden provocar alergias en las pieles más sensibles, además de que estás desaprovechando un producto destinado a proteger del sol, polución, etc, como tratamiento para la noche.

Si la crema no lleva protección solar puedes utilizarla de día y de noche, pero lo ideal es disponer de una para cada momento, una de día y otra de noche. Las cremas de noche suelen contener retinoides, ácido glicólico... se centran en el proceso regenerativo de las células (a la mañana siguiente te aseguro que, cuando te mires al espejo, el subidón será máximo).



9. NO HAY QUE UTILIZAR VIT C EN VERANO O POR EL DÍA

Durante mucho tiempo hemos creído que la Vit C es fotosensible, pero los expertos nos dicen que esta, por si sola, no lo es. Hay muchas cremas y serums que la contienen que usan un ph ácido en su formulación para estabilizarla  y por ello no es recomendable utilizarlos bajo el sol.

La vitamina C reduce la cantidad de la melanina en la piel. Por lo tanto, actúa preventivamente contra las manchas y como un corrector cuando las manchas solares ya han aparecido en la piel. Y otro valor añadido, es fenomenal para combatir la flacidez.

Así pues, hay que utilizar vit C pero bajo una formulación que use un ph neutro.



10. EL POLVO DE SOL O TERRACOTA ES PARA TODO EL ROSTRO

Así me veo más morena... Polvo de sol, terracota... muchas tenéis dudas a la hora de pedir este producto en la perfumería y tampoco queda clara su utilización. Polvos hay muchos y este en concreto veréis que a menudo presentan algún pigmento más “brillante” y sobretodo que su cobertura no es uniforme. Por tanto, si yo quiero sublimar mi maquillaje, para darle un toque de salud, solo hay que seguir estos 2 pasos:

  • Escoge un fondo de maquillaje lo más parecido posible a tu tono de piel, teniendo en cuenta el cuello. Es horroroso que se vea el típico corte, allí donde termina el maquillaje y empieza el cuello, creando un efecto máscara. El corte no debe verse.
  • Polvos bronceadores. Nos darán ese efecto "buena cara" al instante si lo aplicamos sutilmente. Utiliza una brocha tipo Kabuki y aplícalo siguiendo un movimiento en forma de "3", empezando por las sien, luego bajo el pómulo y acabando en la línea mandibular. Poca cantidad y bien difuminado es el truco para que quede natural.

Ideal los icónicos Terracotta de Guerlain. Los tienes en acabados y diferentes. Encuentra el tuyo AQUÍ.

Related posts