Dentro del mundo de las fragancias podemos encontrar distintas denominaciones: Eau de Parfum, Eau de Toilette, Eau de Cologne, Eau Fraiche

En el lenguaje común, las fragancias generalmente se reducen a la disyuntiva entre perfume o colonia, pero ¿cuál es la diferencia entre todas ellas? De manera simplificada, lo que distingue la composición de los diferentes tipos de fragancias es el nivel de concentración de alcohol y de los aceites que dotan de aroma al producto.

Las esencias, hechas a partir de ingredientes naturales y/o acordes sintéticos, se combinan con agua y alcohol y el porcentaje de cada uno de ellos determinará la fragancia ante la que nos encontramos. De este modo, según la concentración que posea, la fragancia tendrá una mayor o menor fijación, es decir, permanecerá durante más o menos tiempo en la piel. Por otro lado, hay que tener en cuenta que el pH de cada persona es diferente, por lo que este factor también influye en la duración del aroma.

 

Los distintos tipos de fragancia según su concentración

Así, el conocido como Perfume o elixir es el formato de mayor concentración, ya que, con un 25% de aceite perfumado, la fragancia permanece en la piel durante unas siete u ocho horas; el Eau de Parfum, con una concentración de aceites de una media del 18%, dura algo más de cinco o seis horas; siendo estas dos fragancias las que poseen una mayor fijación e intensidad.

Por otro lado, el nivel de concentración de aceites disueltos en alcohol del Eau de Toilette va desde el 5% hasta el 12% y su aroma se alarga durante unas tres horas. Poco menos permanece en la piel la llamada Eau de Cologne o agua de colonia, ya que su porcentaje de aceites, que va del 2% al 5%, puede disolverse tanto en agua como en alcohol y sus aromas suelen ser unisex.

Pero la versión más suave de todas es el Eau Fraiche. Con un bajísimo porcentaje (entre el 1% y el 3%), sus aceites esenciales están mezclados con agua, por lo que su composición apenas contiene alcohol. Aunque su duración se prolonga unas dos horas, su frescura y ligereza la convierte en una de las opciones favoritas para el verano.

 

El verano invita a escoger fragancias más frescas, suaves y ligeras...

A la hora de elegir una fragancia, hay varias cuestiones a las que atender. Además de los gustos personales que nos hacen decantarnos por una familia olfativa u otra (floral, amaderada, frutal, dulce…), también hay factores, como la ocasión en la que vamos a perfumarnos (día o noche, así como la época del año), que nos hacen elegir un tipo de concentración u otra, incluso de la misma fragancia, ya que muchas marcas nos dan a elegir distintas ediciones dentro de una misma colección.

De esta manera, frente a otros aromas más intensos, las aguas de colonia suele prevalecer en la estación de verano, cuando nos inclinamos más por olores mucho más frescos, limpios y ligeros. Dentro de esta categoría, los aromas con una apertura cítrica y una base de sándalo son todo un clásico, como las emblemáticas fragancias Ô de Lancome y Eau de Rochas.

Por otro lado, de cara a la época estival, muchas firmas adaptan sus perfumes, lanzando nuevas versiones de los mismos en formato Eau de Toilette, Eau de Parfum Légère o Eau Fraiche, para aquellas personas que desean algo más suave, o ligero, sin cambiar del todo su fragancia habitual. 

Ô de L´Orangerie es la nueva agua de flores de Lancôme y la divertida y ligera Eau Rochas Escapade Estival, dos nuevas interpretaciones veraniegas de 2 clásicos.

Si buscas frescura, una buena elección será decantarte por una fragancia hespéride, de base cítrica y es estimulante y fresca, muy ligera. Una novedad, Fleurs de Citronnier de Serge Lutens es como una brisa fresca. Forma parte de la nueva colección Les Eaux de Politesse, de Serge Lutens.

Pensada para ellos y ellas, Acqua di Parma Blu Mediterraneo Cipresso di Toscana, amaderada aromática, con lavanda y cardamomo en su corazón, es una nueva propuesta ideal para el verano.

 

En edición limitada para este verano, Annayake presenta Tomo Lotus, un Eau de Parfum luminoso y Tomo Vetiver Eau de Toilette para él, con notas amaderadas y empolvadas.

 

Y un clásico de cada verano y no por ello igual de sorprendente, CK One Summer, este verano vestido de toques de pop art. La fragancia es atrevida, estimulante y enérgica, con refrescante agua marina y cítricos.

 

Aires frescos, alegres y festivos para inundarte de verano.