Corregir una ojera azulada o una de tonalidad marrón puede llegar a convertirse en un reto si no conocemos algo acerca de la teoría del color y no…que no cunda el pánico, este no es un artículo sobre el pantone y sus particularidades sino que es la solución definitiva para corregir tu ojera sin morir en el intento.

No al efecto "ojo panda".

De entrada debemos acabar definitivamente con el extendido truco de escoger un corrector claro para dar luz a mi contorno oscuro. Si ponemos blanco sobre negro inevitablemente aparecerá un gris y esto es lo que más observamos entre las correcciones de ojeras de modo global y,  por otro lado si lo que queremos es iluminar podremos hacerlo una vez corregida la ojera pero no antes porque justamente obtendremos el efecto no deseado que es iluminar una ojera.

PASOS A SEGUIR PARA UNA CORRECCIÓN MUY PRO

1. IDENTIFICAR EL TONO DE MI OJERA

  • Si es azul o morada debemos utilizaremos un corrector con pigmento anaranjado.
  • Si es marrón uno rosado.

Quizá os preguntaréis si en el mercado existen estos correctores y la respuesta es por supuesto que sí y tan sólo debéis preguntar a vuestra consejera de belleza que os los mostrará.

2. NEUTRALIZAR

Una vez identificado el color de vuestra ojera y el corrector correspondiente iniciaremos el primer paso: neutralizar. Con la ayuda de un pincel corrector adecuado, como el de Júlia, aplicaremos el corrector sobre la ojera exclusivamente, no en todo el contorno sino únicamente sobre la zona a tratar (solo la más oscura). Una vez aplicado puedes usar la yema de tu dedo para fundirla eliminando así cortes bruscos.

Los pigmentos correctores han neutralizado ya nuestra ojera y ahora si, podemos pasar a corregir.

3. CORREGIR

Ahora es el momento de escoger un corrector un punto más claro que nuestro tono de piel para favorecer una mirada clara, amplia y despierta y lo aplicaremos con la ayuda del mismo pincel corrector, a ligerísimos toques para no arrastrar  los productos aplicados anteriormente.

Prueba algunos de estos productos para corregir tus ojeras como Eye Magic Roibox, de Vel'ds o Tratamiento celular anti-cernes, de La Prairie (puedes escoger entre 3 tonos) o Phytocernes Eclat n3 (tono melocotón), con extractos botanicos que tratan ojeras y bolsas, de Sisley. Las 3 opciones nos gustan porque son un 2 en 1; es decir, tratan la zona y corrigen el tono.


ILUMINAR EL ROSTRO (no la ojera)

Una vez neutralizada y corregida la zona y después de aplicar nuestra base de maquillaje podemos, ahora sí, iluminar puntos estratégicos de nuestro rostro. Con ello me refiero a iluminar zonas estratégicas en función de nuestras facciones como lagrimal, arco de la ceja, zona alta del pómulo pero jamás la ojera. Recordemos que iluminar es sinónimo de resaltar y la ojera la hemos neutralizado y corregido previamente y por tanto no tendría ningún sentido iluminarla como último paso.

Ya veis que no es una labor complicada pero requiere ser rigurosas con la elección del tono neutralizador y sobre todo con la aplicación delicada de todos los productos.

Truco: Aplica muy poca cantidad de cada producto. Menos es más. Y siempre a toquecitos.

Related posts