¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína que produce de forma natural el organismo. En la piel es el responsable de aportar volumen y firmeza y supone más del 80% de su peso en seco. Con la edad, su producción va decayendo. Se calcula que cada año perdemos alrededor de un 1% de nuestro colágeno. Existen, como veremos, otros factores externos que también pueden alterar la producción de colágeno y acelerar los signos de envejecimiento.

Su falta produce flacidez, descolgamiento de los tejidos, adelgazamiento de la piel y arrugas verticales (como los surcos nasogenianos o las arrugas de marioneta a ambos lados de la boca). Es resumen: una piel más debilitada que nos hace parecer más mayores. Incluso, nos da un aspecto de cansancio o de amargura al acrecentarse las arrugas verticales.

Una buena rutina que impida su destrucción o que recupere los niveles de colágeno cutáneos es clave para preservar la juventud de la piel.

Así funciona el colágeno

El método por el que se produce colágeno se llama colagénesis. Tiene lugar en los fibroblastos. Estas células son las encargadas de producir tres proteínas vitales para la piel: colágeno, elastina y ácido hialurónico. De niños su producción es máxima. Es lo que hace que tengan esos rostros mofletudos y tersos.

 A partir de los 30-35 años el metabolismo celular del fibroblasto se ralentiza. Ya no produce tanto colágeno. Poco a poco, el rostro pierde volumen y firmeza.  Comienzan a asomar las primeras líneas de expresión y aparecen algunos claroscuros en zonas que antes tenían más volumen, como si hubiera huecos bajo la piel. Son las primeras señales de alarma que nos avisan de que hay que reponer ese colágeno.

 

Factores que deterioran el colágeno

Son varios los factores que hacen que nuestra piel pierda sus niveles de colágeno. Algunos forman parte de procesos naturales de la piel. Otros son externos y pueden evitarse para prolongar la juventud de la piel.

  • Edad. El paso del tiempo hace que el fibroblasto ya no funcione tan bien.
  • Sol. La luz ultravioleta altera el metabolismo celular del fibroblasto y deteriora el colágeno.
  • Falta de sueño. La reparación celular sucede fundamentalmente mientras dormimos. Si le robamos horas a la noche, nuestra piel no se renueva bien y acaba mostrando signos de edad de forma prematura. 
  • Contaminación. Genera radicales libres que oxidan las fibras de colágeno, provocando su mal funcionamiento o destrucción. Los radicales libres son también los responsables de la destrucción de colágeno en los casos siguientes
  • Tabaco
  • Estrés

¿Cómo podemos recuperar los niveles de colágeno?

Muchos tratamientos de uso diario ayudan a reponer los niveles de colágeno. Lo logran por dos vías: incorporando colágeno en sus fórmulas o aportando nutrientes o activos que estimulen la actividad del fibroblasto para esta célula recupere sus niveles de producción de cuando era más joven.

 

Fórmulas ricas en colágeno

A las primeras señales de que tu rostro está necesitado de colágeno, debes incorporar cuidados antiedad que se sumen al colágeno natural de tu piel. Estos son algunos de nuestros favoritos:

- Pure Serum Collagene, de Apotcare.  Con colágeno y elastina, rellena, tensa y redensifica la piel. 

- Diamond Instant Glow, de Natura Bissé. Trío de ampollas para una piel perfecta en tiempo record. La tercera ampolla está formulada a base Phyto-lift Complex y colágeno de alto peso molecular y antioxidantes. El resultado: un efecto microlifting tensor que mejora notablemente la textura cutánea, difumina las líneas de expresión y preserva la hidratación. 

-  Crème collagène et mauve, de Sisley.  Tratamiento de acción nocturna rico en colágeno soluble. La malva facilita la acción del colágeno y atenúa el aspecto de cansancio 

- Línea Collagenist, de Helena Rubinstein. Repone los colágenos XII y XVI, responsables de la ‘memoria de forma’ para recuperar el volumen cutáneo perdido por la edad.

Cremas que activan la producción de tu colágeno

Ya hemos visto que la edad y otros factores externos, como la exposición excesiva al sol, el tabaco o la contaminación, alteran la producción de colágeno. Para compensarlo, algunas cremas de cuidado aportan principios activos (péptidos, glicanos…) que estimulan al fibroblasto para fabricar más fibras de colágeno.

En Júlia seleccionamos las fórmulas más avanzadas del momento para que tu piel recupere sus niveles de colágeno. Todo para que muestres un aspecto más juvenil.

  • GTX Extrême, de Júlia. Una fórmula anti edad con tecnología dron cosmetic capaz de ir directa a los fibroblastos, aumentando radicalmente la fabricación de colágeno y elastina. 
  • Or Rouge Crème Fine, de YSL. Con glicanos de azafrán que estimulan a la piel para autoregenerarse. 
  • Línea Extrême Line Reducing, de Orlane. Con activos atenúan las arrugas y actúan sobre los mecanismos de formación de colágeno para reprogramar la ‘memoria’ de juventud de la piel. 

Alimenta a tu piel y consigue que recupere sus niveles de colágeno.

Related posts