15% DTO + ENVÍO GRATIS para cuidar tu #body en casa: Ver promoción

LA IMPORTANCIA DE EXFOLIAR LA PIEL

Una de las preguntas más frecuentes entre nuestras clientas es... ¿me tengo que exfoliar la piel del rostro? La respuesta es Si!!!!! ¡Sin ninguna duda!

Exfoliarte es un deber para tu piel y lo vas a agradecer. Sí, tú que tienes una piel delicada, tú que tienes granitos, tú que tienes rojeces, no tengas miedo. El exfoliante ya no es aquel producto agresivo y rugoso que tienes en mente, por suerte, sus texturas y formulación han evolucionado muchísimo y ahora hay uno para cada tipo de piel y para cada necesidad.

La razón por la que debemos exfoliar la piel es  muy sencilla; a medida que pasan los años, la capacidad de renovación celular que teníamos cuando nuestra piel era joven disminuye drásticamente,  de manera que las células muertas van quedando en superficie por más tiempo y no permiten a la piel oxigenarse. Si no exfoliamos nuestra piel, está capa de células muertas nos va a restar luminosidad, la piel se engrosará y las líneas de expresión se verán mucho más  marcadas; en definitiva, tendremos un aspecto envejecido.

Leerás por todas partes sobre este tema y a veces cuanto más lees más complicado se hace elegir la mejor opción.  Así que voy a intentar hacerlo lo más sencillo posible. Vamos a  clasificar los exfoliantes  en dos categorías: Exfoliantes fisicos (también llamados mecánicos) y Exfoliantes químicos.


EXFOLIANTES FÍSICOS

Aquí estarían todos los exfoliantes "scrubs", que necesitan de fricción para actuar, sus partículas son más o menos visibles; hoy en día, por suerte, las esferas de plástico que se usaban han pasado al olvido. Ahora esta fricción con gránulos se consigue con productos naturales como la sal, el azúcar, grano de café molido, cacao, Jojoba, Bambu... 

Este tipo de productos tiene como ventaja que como podemos regular la fuerza de la fricción y cada uno lo hará en la medida que mejor le resulte a su piel. 

Eso si, no son aconsejables para personas con la piel delicada, tampoco si tienes rojeces, venitas rotas,  heridas en la piel, un granito o cicatriz.  ¡Asegúrate de recibir el consejo de tu asesora de confianza!

Te propongo estas 3 opciones:


EXFOLIANTES QUÍMICOS

La acción de liberar las células muertas de la capa córnea y favorecer la renovación celular no se realiza por fricción, sino por la acción de algunos de los ingredientes de la fórmula, que "rompen" la  unión de las células. Pueden presentarse en formato líquido, polvo o crema. ¡Cada vez hay más opciones.!

Dentro de los exfoliantes químicos hay tres grandes familias:

  • Enzimáticos: son exfoliantes que trabajan con enzimas de las frutas. Son ideales para las pieles más delicadas. La mayoría de productos se presentan en una textura crema muy suave o polvo, de manera que no hay ningún tipo de fricción ni agresión para la piel sensible. La aplicación será distinta en cada caso, pero una vez cada semana o cada diez días seguramente sea suficiente. S.S. Purifying Peeling Powder, de Sensai, en formato polvo enzimático que se transforma en suave espuma al añadirle unas gotas de agua. 
  • Betahidroxiacidos: este tipo de exfoliación será el aliado perfecto para una piel grasa con tendencia acnéica y si buscas el ansiado efecto buena cara y afinar los poros. Te ayudará a limpiar en profundidad los poros, los afinará y aportará un plus de luminosidad. El ácido ascórbico (vit C) y el ácido salicílico son dos de los componentes más conocidos de este bloque. En formato loción, con ácido salicílico, Lotion Équilibrant et Matifiant, de Júlia, para aplicar a diario antes de la crema habitual.
  • Alphahidroxiacidos: genial para pieles normales. El ácido láctico y el ácido glicólico serán los aliados perfectos. Por supuesto hay diferentes grados de concentración, incluso algunos que solo pueden utiizarse bajo control dermatólogico o en consulta médica, pero los que a continuación te recomiendo puedes usarlos en casa, incluyéndolos en tu rutina una vez a la semana. Un top ventas como Glycoline Extreme Peel, de Natura Bissé, exfoliante y acción lifting inmediato.

¿Ya sabes cuál es el tuyo?