Imagina que a partir de hoy solo pudieras beber un vaso de agua por la mañana y otro por la noche. ¿Qué le sucedería a tu organismo?

Ahora piensa las veces que hidratas tu piel a lo largo del día. En los casos más optimistas en dos ocasiones, una al levantarnos y otra al acostarnos y nos quedamos tan a gusto pensando que somos personas concienciadas de los beneficios del agua en nuestra piel. ¿Te has planteado si es suficiente?

Si durante el día sientes tirantez, quemazón, falta de luminosidad o acartonamiento evidentemente la respuesta es no, no es suficiente. Llegados a este punto pensar en volver a desmaquillarnos para volver a hidratar nuestra piel o imaginar llevar a cuestas el tarro de hidratante es cuanto menos improbable pero esa sería la única solución posible de no existir en el mercado un producto mágico tanto por sus resultados como por su practicidad y que desde este mismo instante deberías incluir en tus imprescindibles indefinidamente.

Imagino que ya habréis adivinado que estoy hablando de la BRUMA FACIAL (o facial mist).

Durante mucho tiempo hemos escuchado hablar de las aguas termales y sus beneficios por sus ingredientes calmantes y refrescantes instantáneos. Pero en este artículo quiero presentaros a su hermana mayor y es que, aunque comparten muchas características como son su formato spray, la comodidad de uso y el agua como ingrediente principal, entre ellas existe una diferencia importante en cuanto a composición y beneficios.

Más allá de calmar, refrescar e hidratar, las brumas han incorporado una serie de ingredientes clave que les confieren una categoría muy superior a la clásica agua termal.

Así puedes encontrar una bruma para cada necesidad particular, según contenga agentes antioxidantes, protectores tanto de la polución como del sol, vitaminas que proporcionen luminosidad, ingredientes que aporten elasticidad, confort, oxigenación, así como una larga lista de nutrientes clave para la belleza y salud de tu piel.

Su formulación, en muchas ocasiones nano tecnológica, permite que los principios activos penetren hasta capas profundas de nuestra piel, para obtener los resultados deseados de un modo más eficiente.

Esta composición integral de las brumas actuales permite que puedan ser usadas como:

  1. Pre-serum preparando la piel y haciendo de vehículo para mejorar la absorción del tratamiento habitual.
  2. Post-serum como tratamiento único substituyendo a tu crema habitual en momentos en que desees una textura menos untuosa y de absorción inmediata.
  3. Fijadora del  maquillaje y durante el día revitalizándolo e hidratándolo cada vez que sea necesario.
  4. Un extra de tratamiento a lo largo del día para permitir a tu piel adaptarse a a los días de calor, de frío o de cambios abruptos de temperatura debido a los aires condicionados o calefacciones.


Algunas de las brumas más deseadas por su garantía de éxito son:

  • DIAMOND MIST ESENCIA, de Natura Bissé, es una bruma energizante y revitalizante que te devuelve un aspecto saludable a la piel al instante. Además su aroma a lavanda es súper relajante.
  • 8HRS MIRACLE MOISTURE MIST, de Elisabeth Arden, protector de las agresiones medioambientales  y revitalizante, calma la piel enrojecida o sensibilizada.
  • MY PAYOT BRUME ECLAT, de Payot, estimulante, revitalizante y protectora, aporta un extra de hidratación gracias a su contenido en ácido hialurónico y sus extractos de açai y goji. Utilízalo también por la noche antes de tu tratamiento para favorecer la regeneración celular.
  • DIAMOND COCOON ULTIMATE SHIELD, de Natura Bissé, nutritiva y confortable, forma un velo protector que te previene de los daños causados por la contaminación medioambiental, especialmente del causado por la luz azul de las pantallas de nuestros teléfonos, tablets y ordenadores. Imprescindible si utilizas a menudo estos dispositivos.

¡Ya no tienes excusa para dar de beber y cuidar a tu piel durante el día!