Envío GRATIS en 24h - 48h en pedidos superiores a 19€

¿Qué tal llevas el maskné. el acné por uso de mascarilla?

En nuestro anterior artículo dimos tips para poder mantenerlo a raya. Después de unos meses y con la experiencia acumulada, te queremos explicar nuevas soluciones cosméticas. ¡Arrancamos!

1. PROBIÓTICOS Y PREBIÓTIOS CONTRA EL MASKNÉ

Es muy posible que la cepa del acné se haya instalado en tu intestino y todo lo que pase allí está relacionado directamente con nuestra piel.

La primera medida que vamos a tomar para controlar el maskné va a ser atacarlo directamente con  probióticos. Una solución fantástica y efectiva son las cápsulas Acniover de Martiderm. Tómalas como complemento a tus cosméticos. Este producto puede ser también una buena buena idea para mantener la piel en perfecto estado si ya has conseguido regular tu maskné y quieres prevenirlo. Contiene prebióticos y probióticos que van a equilibrar la microbiota y reforzarán la barrera de defensa de tu piel, además Niacinamida que controlara brillos y poros. 

2. ATACAR LOCALMENTE LOS GRANOS

Lo conseguiremos con este dúo:

  • Un producto S.O.S, Pâte Grise L'Originale, de Payot. Nos ayudará a sacar a flote esos granitos que están enquistados, sabrás cuáles son porque  duelen y se enrojece bastante la zona.
  • Una vez  tenemos fuera el granito  la manera más rápida de secarlo será con Purifiante Speciale 5 Gel, de Payot. Aceleraremos el proceso de secado al máximo sin sensibilizar ni resecar la zona. Aplícalo sólo de noche. 

3. LIMPIEZA DIARIA SUAVE 

Sebiaclear Sleeve, de SVR es un agua micelar fresca, limpiadora y purificante, para pieles sensibles, mixtas a grasas y con tendencia acnéica. Me encanta porque es capaz de desmaquillar y limpiar sin resecar la piel. La encontrarás en nuestra sección de parafarmacia, en un formato práctico de 400 ml que además ahora se presenta en combo de dos.

4. EXFOLIACIÓN ENZIMÁTICA

Un paso que no debemos olvidar es la exfoliación semanal. Es fundamental retirar las células muertas de nuestra piel porque nos ayudará a tener una piel más purificada y luminosa y facilitará eliminar las marcas que nos deja el maskné. Estas pequeñas marquitas hay que atacarlas rápidamente porque si no las tratamos y nos va dando el sol posiblemente después sea imposible eliminarlas. 

Ahora bien, sabemos que no debemos utilizar un exfoliante mecánico; es decir, con gránulos, si hay granitos o cualquier tipo de lesión en la piel. ¿Entonces cómo?

Vamos a optar por los exfoliantes enzimáticos, que se aplican como una crema sin agredir la superficie. Te propongo el exfoliante enzimático MOSS Fruit Acid Peel, de Júlia Bonet, por su eficacia y suavidad. Es uno de los últimos lanzamientos de la marca y ya tiene un extenso club de fans, entra los que me cuento.

Formulado con ácidos de frutas, es un producto que en pocos minutos  actúa de una manera espectacular en tu piel, liberándola de toxinas y células muertas que taponan la piel. Notarás tu piel profundamente limpia y muy luminosa. Aplícalo una o dos veces a la semana durante 15 minutos y mantenlo en tu rutina de belleza también cuando el acné haya desaparecido. Si tienes algún granito en especial que está muy irritado evita esta zona.

Un último consejo para combatir el maskné: no abuses de los productos astringentes, no trates tu piel como si se tratara de una piel grasa o un acné adolescente. Debes seguir hidratándola y tratar el maskné de forma concreta; de lo contrario podríamos conseguir un efecto rebote en la piel. Un buen suero hidratante debajo de tu tratamiento habitual puede ser la solución en el caso de que hayas abusado de productos astringentes y es que en la tienda vemos a menudo pieles grasas totalmente deshidratadas por haber utilizado productos muy astringentes y no hidratarse adecuadamente.

5. TAPAR LOS GRANITOS

¿Necesitas tapar y disimular los granitos además de tratarlos? Stop Spot My Supertips, de Guerlain es el aliado perfecto en tu bolso. Aplícalo a toquecito sobre el granito a disimular.

No olvides ser constante con el maskné, no te despistes. Higiene, cuidados específicos y ¡di adiós al maskné!

Si te perdiste el anterior post sobre el MASKNÉ, puedes leerlo ahora.

Related posts