Envíos GRATIS en 24h/72h a partir de 19€

TODOS LOS SECRETOS DEL AUTOBRONCEADOR PARA UN DORADO SIN SOL

Ya mismo podrías lucir un bronceado playero sin ponerte ni un minuto al sol. Y todo gracias al autobronceador, el secreto a voces del eterno moreno saludable de muchos famosos. La lista de incondicionales es larga: Ashley Graham, Lady Gaga, Ryan Gosling (sí, ellos también se apuntan al dorado sin playa del autobronceador)… 

A veces son sus estilistas o los maquilladores los que se encargan de aplicárselo. Otras muchas, lo hacen ellos mismos porque una vez le pillas el truco, no es nada difícil. ¿Todavía le tienes miedo al autobronceador? ¿No sabes qué tipo de autobronceador elegir? En este post voy a explicar por qué hay tanta variedad, cómo aplicarlo y qué hacen los expertos para que quede un bronceado natural. 

Usa la manopla

Aunque no nos damos cuenta, al extender una crema con la mano vamos creando surcos con los dedos. Y al frotar bien para que se extienda, dejamos refregones. No pasa nada cuando se trata de la hidratante, pero si es un autobronceador en crema o en espuma eso puede traducirse en zonas con más o menos producto. Una manopla aplicadora como la de St. Tropez te garantiza un acabado uniforme. 

Truco: añade el producto sobre la manopla, extiéndelo sobre la misma y pásala en tramos rectos y uniformes, nunca en círculos. 

Pulveriza rápido y sin ‘eses’

El autobronceador en formato bruma como Natural Tanning Spray de Marc Inbane o la Bruma Vitaminada de St. Tropez  nos ahorra usar la manopla. Es súper práctico, pero hay que hacerlo rápido y bien. ¿Lista? Colócate de pie, frente al espejo y pulveriza a unos 30 centímetros de forma rápida y sin hacer eses. 

Truco: pon una toalla vieja en el suelo para evitar manchas. Este tipo de autobronceador tarda unos 10-15 minutos en estar totalmente seco. Si llevas prisa, ponte delante del ventilador o usa el secador con aire frío.  

Bronceado en tiempo récord

Hay productos intensivos que consiguen que el color suba en apenas una hora. Suelen llevar la palabra ‘express’ o ‘flash’. Por ejemplo, Tan Self Express de St. Tropez  Algunos incluso vienen con fórmulas tintadas como Flash Bronzer de Lancôme: actúan como un maquillaje aportando color mientras el producto te va autobronceando. Son la solución ideal si quieres un aspecto bronceado, por ejemplo, para una fiesta, y no te importa que alguien te haya visto luciendo palidez horas antes. 

Truco: las fórmulas con color sirven de guía para saber por dónde vas aplicando el producto y evitan que dejes zonas en blanco. Pero son como el maquillaje: pueden manchar la ropa. 

Cada día un poco más bronceada

Si prefieres ir poco a poco, lo tuyo son las hidratantes con autobronceador, como Watermelon Gradual Tan de St. Tropez  o las gotas para añadir a tu crema corporal diaria. Es el caso de Adition Concentré Éclat Corps de Clarins

Truco: Cuantas más gotas mezcles, más intenso será el color. Para evitarte sustos, añade unas 5-7 gotas por tramo y espera 8 horas para que el color suba completamente. Si quieres un tono más oscuro, repite la operación por la noche o a la mañana siguiente. 

Por si te pasas…

¿Y si te quedas demasiado oscura o quedan líneas por haber aplicado mal el autobronceador? ¡Tranquila! Nada que una buena exfoliación no resuelva.

Prep and Maintain de St Tropez realiza esa función y mantiene la piel hidratada gracias al extracto de algodón y los prebióticos  

Truco: úsalo también al cabo de la semana para renovar la piel antes de reaplicar el autobronceador. Así tendrás siempre un bronceado luminoso digno de unas vacaciones en la playa.